jueves, 14 de noviembre de 2013

AL ROCIO YO QUIERO VOLVER...


Junto a casi 600 valientes, me siento solo en la linea de salida, no por venir solo ya que me acompaño mi compi y amigo Saba, sino por necesidad, busco algo de paz interior, quizá concentración, no se, hace fresquito pero ya no lo siento, floto, aunque no me despego del suelo, no oigo nada, ya no veo a Sabita, solo escucho mi respiración y espero pacientemente a que suene la bocina de salida...
Viernes 8, Llevo el día nervioso, trabajo por Córdoba aprovechando el viaje desde Madrid, pero mi mente no esta al 100 % en el trabajo, esta en el Rocio, en la meta; es comprensible, ya que me enfrento a mi mayor reto deportivo al día siguiente... correr durante 73 kms!!!
Sobre las 18 h llego a recoger a quienes fueron mi soporte logístico en Umbrete, ya que me ofrecieron casa, comida, coche... Saba y Patri, y de allí directo al centro de Sevilla para asistir a la charla técnica y recoger el dorsal. Recojo dorsal, bolsa del corredor y a escuchar que nos dicen en la charla.
Tras la charla nos dirigimos a Santa Justa donde vienen mi soporte vital y apoyo moral continuo, mi mujer e hijo. El tiempo vuela, cenamos tarde, me acuesto tarde...

Sabado 9, Dia D, 5;45 h - Como siempre toca madrugón, desayuno habitual y ritual de vestimenta, como si de un torero se tratase. A Sabita le toca madrugar para llevarme, solo para eso, que putadón, Sorry!! te lo recompensare en botellines un día de estos. Llegamos con una hora de antelación, aún están montando la salida, pero nos vamos a tomar un café y entre charlas y visitas al baño, pronto llega la hora... fotos de rigor, coñas, nervios, Whatsapps... y...
8:00 h - Salida Km 0 - Suena la bocina, salimos desde la plaza de Jerez, no hay prisa, y es que salimos neutralizados a 8 km/h según la organización, calentando... pero... que coño, cuando pasamos el puente sobre el Guadalquivir, la fila se estira y pronto estamos en ritmos de crucero 5:20'-5:30'/km y los primeros... volando. La carrera sale por las calles de Sevilla hacia el puente de hierro y el tiempo pasa rápido. Sin darnos cuenta llegamos a San Juan de Aznalfarache, siempre por asfalto, y continuamos por Tomares donde llega una subida de 2-3 km que se hace sin dificultad debido a que vamos frescos y a un ritmo muy suave... las pulsaciones apenas suben.

8:55 h - Km 10 (0:55 h de carrera) - Llegamos al 1er avituallamiento sin darnos cuenta, apenas sin sudar, aparentemente sin esfuerzo, la cosa va bien, algo de agua y primera barrita. A partir de aquí empezamos a coger un camino ancho de superficie dura y un perfil llano y a veces favorable por lo que hay que controlar los ritmos y tener la mente muy fría. A buen ritmo y con buenas sensaciones llegamos al km 19...
9:45 h - km 19 (1:45 h de carrera) - Aún entero y con mucha fuerza en las patas llego al siguiente puesto de avituallamiento, donde esta vez paro a repostar, cojo agua, sales y medio plátano, y mientras doy cuenta del mismo, comienzo a andar, no pierdo un segundo, y comenzamos de nuevo. Desde aquí al km 30 es un recorrido llano donde regulo el ritmo aunque sigo muy cómodo corriendo. En este tramo aprovecho para tomar un poco de gel. El recorrido varía al final, justo antes de llegar al siguiente avituallamiento, donde nos metemos en un sendero entre pinos y arbustos muy chulo, que por cierto estaba muy bien balizado (como el resto del recorrido, que gran trabajo en este sentido hizo la organización).
10:47 h - km 30 (2:47 h de carrera) - Seguimos corriendo a ritmo constante, pero ya mas cerca de los 6'/km. Recorrido variado el que nos toca lidiar, aunque siempre por caminos anchos. De momento el suelo sigue firme y permite correr muy bien. Sigo sin molestias, menos mal, todo en linea y con un ligero adelanto en mi horario previsto... ya que el recorrido y el terreno es muy benévolo (por ahora). De momento pasan los kms y el muro no esta en el 30, ni en el 33, ni en el 37... Parece mentira lo que la mente es capaz de hacer, por estas alturas ya estaba sufriendo y mucho en el maratón de Madrid 2012... claro que el ritmo era mayor... y había menos kms de entreno en las piernas. Ya veo Villamanrique, ahí me esperan los mios para darme ánimos, y me espera un buen avituallamiento, así que me tomaré un Kit-Kat. Llegando al pueblo, hay una subida donde me pega un buen latigazo mi tobillo maltrecho, segundo aviso, no pasa nada, "todo pasa" y esto sabia que iba a pasar, ya que me lo torcí la semana anterior en un entreno (pero eso es otra batalla). Además del tobillo empiezo a notar que los dedos de mis pies empiezan a doler... normal coño, llevo casi 4 horas dándole al tema!! así que sigo y entro en la plaza...

11:44 h - Km 39 (3:44 h de carrera) Villamanrique de la Condesa - Suena la música, hay una charanga, me invade la poca adrenalina que me queda, doy unos saltos e incluso me pego un baile, y es que aunque estoy algo cansado, me siento contento de como va transcurriendo todo. Me dirijo al avituallamiento donde hay sales, agua, fruta, sandwichs, frutos secos... cojo un plátano, me como media naranja y relleno mi bolsillo de frutos secos para darles buena cuenta mas tarde. Me tomo un ibuprofeno, no quiero que el tobillo se me ponga como una bota, y en vez de parar y devorar en el puesto de repostaje, empiezo a andar, no quiero que mis patas se bloqueen o pongan pesadas (en mi mente ronda una frase de mi orientador deportivo y amigo... "No pares, pase lo que pase no pares..."). Salgo del pueblo comiendo y bebiendo, veo que mi equipo logístico y animadores emocionales no han llegado al punto de encuentro 1. Al mirar el reloj veo el porque puede ser... voy con unos 25' de adelanto sobre mi plan establecido... sensación agridulce al no verlos, pero contento por como voy. Hago la llamada pertinente para desviarles hacia Hinojos, siguiente punto de encuentro y continúo sabiendo que me espera una larga subidita hasta dicho pueblo.

Como voy bien, contento y con ganas, decido al paso por el km 41 hacer un video y mandarselo a mis compis berrakos por medio de nuestro grupo de Whatsapp para que vean que de momento todo va bien.
Pronto empiezan a aparecer las primeras rampitas, no muy fuertes, mas bien tendidas todas, pero muy largas, y claro, mi ritmo empieza a descender aproximándose en muchos casos a los 7'/km. No me preocupa lo más mínimo, puesto que contaba con ello, llevo 4 horas corriendo, así que pongo ritmo autómata y a que pase cuanto antes. De momento no sufro, solo que voy más atrancaito, jjejeje. Van 45 km y el muro aún no lo he encontrado, Yeahh!!!

Acercándonos a Hinojos, a 3-4 Km del pueblo, la subida constante deja paso a un continuo sube y baja, con más subes que baja, donde ya empiezo a andar un poquito en las rampas mas notables para no sobrecargar las patas. A estas alturas,y mientras mi mirada se encuentra incrustada en el suelo (por concentración, no por derrumbe emocional), me encuentro de frente con Saba que viene a darme ánimos a bordo de su MTB 29'', oléeee!!! se pone a mi lado y empezamos a hablar un ratejo, haciéndome más ameno algunos cientos de metros. Sigue junto a mi y me saca el reportaje, me dice que ya no hay subida, que estamos al lado... ejemm ejemm ejemm ehhh Sabita, jejeje... mis cojones no hay mas subida, claro que la hay hasta el pueblo, lo dice mi libro de ruta y lo compruebo "in situ", pero es verdad que estando fresco y desde una mountain bike las cosas parecen diferentes a cuando llevas 50 km a pie. Así llegamos al pueblo charlando a ratos, a veces me deja a solas conmigo mismo, entendiendo que no estoy para ir hablando como cuando tomamos un botellín, jejeje
13:01 h - Km 50 - Hinojos (5:01 h de carrera) - Entrando en este pueblo, encaro una recta... y ya oigo a Moni y Rodrigo gritándome, dándome ánimos, ufff q bien sientan... te vienes arriba, y tu cuerpo reacciona con un paso más ligero, con una sonrisa digna de cualquier fiestecilla, con felicidad plena... buahhh y es que esto te quita 5 horas de camino. Me preguntan como voy, la respuesta es obvia, "Bien, bien, cansado, lo normal, pero no hay malos síntomas, ni amagos de lesiones... ¡¡Nos vemos en la meta!!"
Y así encaro el resto de carrera, el más solitario, el más bonito, pero también el más duro... y no por el perfil que era llano y un pelín favorable,sino por algo para mi mucho más duro a esas alturas de carrera, la arena. Aquí cae otro gel... y frutos secos durante todo el camino.
A partir de aquí, entramos en otro mundo, casi que en otra carrera diría yo, los pinares se adueñan de nuestro recorrido y comienzan los senderos anchos por los que unos zombis autómatas empiezamos a discurrir (al menos los corredores mortales). Los ritmos caen impepinablemente, comenzamos a encontrarnos arena en el camino, cada vez más abundante, y esto penaliza a nuestro ritmo lento ya de por si. Aún así corro lo que puedo, y aprovechamos cualquier repechito o banco de arena para andar. A partir de este punto empezó mi andadura junto a quien compartiría mi carrera hasta el final, Juanma de "losamigosdelkm21". Primero tímidamente empezamos a hablar, puesto que el conoce el recorrido junto con otro compañero más, pero las diferencias de ritmo nos hacen distanciarnos por momentos, aunque al rato los vuelvo a coger, y así durante un rato largo, hasta que pasados unos kms decidimos realizar la andadura juntos ya que se nos hará más ameno... y así fue. Durante estos momentos no te das cuenta de que estas haciendo, no miras el reloj y parece que estamos entrenando con compañeros, ya que vamos charlando de trails, de zapatillas, de clubs...y como comprenderéis te da tiempo para hablar de "tó". Pero pronto los dolores de patas, especialmente de abductores empiezan a notarse y a devolverme a la realidad... una realidad de llevar corridos cincuentaytantos kms y pedir a mis piernas un esfuerzo adicional al pasar por los bancos de arena de playa del camino rociero. Pero unas veces uno, otras veces el otro tiramos de nosotros mismos para alternar el correr con el andar, intentando siempre que predomine el correr, ya que a eso habíamos ido. Los ritmos, puffff como en semana santa, 7:30-7:50/km, pero constantes y solo con una ligera sobrecarga en los abductores y un dolor intenso en los pies.
A partir de Hinojos, los Kms caen lentamente, pero por contra a medida que nos acercamos al siguiente avituallamiento somos más conscientes de que muy mal se tiene que dar la cosa para no llegar, lo que te anima, te hace más fuerte y te hace volver a retomar la marcha, que a estas alturas cada vez cuesta más. En estos momentos es donde tu cuerpo entra en una lucha constante con tu mente, le dice que no puede correr más, pero tu cerebro le pide que un poco más, y con pequeños engaños consigue animar a las piernas para dar un paso más y después otro, y no parar. Es la guerra constante, pero también donde reside la clave de fracasar o conseguir tu objetivo (salvo lesiones claro esta). Seguimos con playas de arena y mis abductores gritando, chillando... "shhhhhhhhhhhh calla nene que aquí el que tenia que chillar (mi tobillo) esta calladito  y tu no la vas a joder ahora..."
Así llegamos al siguiente punto de control y avituallamiento...
14:35 h Km 62 - (6:35 h de carrera) - Último avituallamiento, y un amigo del club de Juanma nos ofrece unos botellines fresquitos... mmnnn q tentación.... si me dices que tienes queso y caña de lomo me siento contigo, ajajaj. Pero obviamente, no caemos en la tentación, y nos vamos hacia el control de chip y avituallamiento donde reponemos las camelbacks, cargamos con sales, comemos algo de lo que llevábamos, barritas, frutos secos, etc. Y sin parar más que lo justo, seguimos, ya solo nos restaban 10 km a meta (puesto que la organización cambio la salida de lugar por un problema y se recortó casi 1 km de los 73 oficiales). 10 kms... que coño es esto me decía yo, un entreno de cualquier día... pero cada vez el cuerpo me decía que parara antes, solo que mi mente no le dejaba... y para esto soy cabezón, mi mente es una de mis bazas fuertes, y me digo que si hago esta burrada de kms es para ir corriendo no para andar, a menos que tenga una lesión que me lo impida claro está. Así que con paso chikitero "no puedor, torpedor" continuamos con dolores varios y alternos que se añaden al fijo de los abductores. Al poco vemos el letrero del km 70... a mi no me cuadra por el Garmin (que por cierto me lo presto Saba ya que el mio pereció días antes) y comento con mi compi de batallas que el letrero podría estar mal, a mi me salían que llevábamos casi 2 km menos. Pedimos confirmación a uno de la organización que iba con quad y nos lo confirma, aparte de darnos agua fresquita que llevaba... todo un detallazo!!. Pronto comprobamos que el Garmin no miente y esos 2 kms que decían que restaban se convierten en 4... ya que más dá... estamos al laito!!! Vamoosssss un último esfuerzo Raúl!!!
Tras atravesar unos buenos tramos de arena de playa, que por cierto fueron mi mayor tortura (no sabéis lo que es ir triturado y ponerte a correr por arena de playa, puffffff  aiiiiiiinnnnnssss omaita), Juanma me confirma que estamos cerca...  ya empezamos a ver peregrinos con sus carrozas comiendo a la vera del camino, vemos las primeras casas a lo lejos y llegamos al famoso puente Ajoli, que mi compi me confirma es una puerta de entrada a la aldea. Aquí no se si oigo las campanas de la ermita o me lo imagino, pero mi cuerpo cambia y la adrenalina empieza a fluir a raudales por las venas...
15:38 h Km 70 - (7:38 h de carrera) - Vamos a entrar en la Aldea, hemos llegado, vemos las casas, pero una voluntaria nos desvía por un camino anexo al pueblo, un camino que lo rodea, por lo que aún nos queda algunos cientos de metros... en este punto nos venimos arriba, incrementando un poco hasta el ritmo, aunque de manera inconsciente. Alcanzamos a un compañero que va andando, y le invitamos a unirse al tren, "vamos tio que ya no queda nada, hay que entrar corriendo, con un par!!!" "Me duele todo" decía, a lo que le replicaba"y yo que te crees que voy fresco, jejeje vamos cojones!!!" y así encaramos una larga recta que rodeaba la aldea. El poco polvo que levantamos al pasar, debido a nuestra baja velocidad, se mezcla con las muestras de cariño de la gente rociera que aplaude a nuestro paso... 1000 m y aún no vemos la meta... pero sí, aquello de allí es el autobus de la organización... SI, SI Y ESO ES LA ERMITA!!!, ya estamos chavales, VAMOS VAMOS!!!


Los últimos metros no los sientes, vuelas, muy despacio pero flotas, es la mejor sensación de toda la carrera, esos minutos de gloria personal que a todo deportista nos engancha... y más cuando ves esa pedazo de entrada, digna de las mejores carreras, con la ermita de El Rocio a la espalda y una larga recta para disfrutar. Pronto escucho "Vamos Berrakooooo"... y los pelos se me erizan, son Moni, Rodrigo, Saba y Patri que me esperan... y lo tengo claro, cuando corro hacia la recta  me voy a por ellos, les agarro y encaramos la llegada, sin prisas, disfrutando el momento. De Juanma no me olvido... pero es todo un caballero, y entendió que era mi momento, con mi family y se quedó atrás aunque le dije de entrar juntos, que grande eres compañero!!. Y así, los tres subimos a la linea de meta cruzándola en 7 horas 50 minutos (6:33'/km) pto 124/600 y culminando un sueño que era batir la barrera de mi anterior reto, los 45 kms, y las 6:27 h del Maratón Alpino Madrileño.



META - Cruzo la meta... abrazos, besos, felicidad, satisfacción, orgullo, podría poner mil palabras y no definir perfectamente ese momento, pero os lo podéis imaginar. Me felicito con otros "sufridores" del camino, y rápidamente me encamino para recoger mi...  perdón la medalla de Rodrigo. Nos subimos al podium y se la ponen a él, UNA VEZ MÁS TU PAPI TE CONSIGUIÓ LA MEDALLA CAMPEÓN!! Eso si Rodri, cada vez las están vendiendo más caras, pero también es lo que me motiva a seguir entrenando y seguir cumpliendo sueños, así que tendrás más!!


POST-META - Ya en la zona de post-meta (bastante buena) me dedique a beber, comer lo poco que entraba y a tumbarme un poco a descansar... mientras esperaba mi turno para que me atendieran el Colegio de Podólogos de Andalucia (@CPodologosAndal)...
Desde aquí solo puedo daros las gracias por cuidar tan bien de mi y tantos otros compañeros y repararnos todos los daños sufridos en los pies, que en mi caso era mayúsculo, solo hay que ver que había 6 chicas atendiendome y haciendo fotos, imaginaros como acabaron mis pies, pufffff. Eso si unos días después y gracias a su trabajo, puedo andar normalmente, jejejejjej

POST-CARRERA - Después de la carrera ande grogui todo el día, el catarro que arrastraba toda la semana, la tos y el cansancio me mataron y no pude hacer algo que me hubiera gustado, que es disfrutar con los mios y Saba y Patri de Sevilla, Umbrete y su tapeo... os lo debo!!!

GRACIAS PATRICIA, GRACIAS SABA!!  y como siempre gracias a ti Mónica y a ti Rodrigo por aguantar los entrenos y seguir dándome fuerzas para ir cumpliendo mis sueños!!!

Ahora toca barbecho, descansar, dejar reposar el año, para en diciembre comenzar la pretemporada 2014, que se avecina con nuevos y más apasionantes retos en compañía de la piara Berraka!!

Reflexión final sobre la carrera para futuros corredores: El Doñana Trail Race es una carrera muy bien organizada, con un recorrido lleno de historia que mejora por momentos según te acercas al objetivo, aunque en sus primeros tramos pueda ser un poco soso. Es dura por distancia (73 kms) pero no tiene ninguna dificultad técnica, ni orografica de intensidad como otros trails de montaña. Lo más complicado viene al final donde has de atravesar constantes bancos de arena durante los últimos 12-13 kms, y cuando llevas 60 corriendo se te puede atragantar pero bien. Este día no hizo calor, pero si llega a pegar un día de mucho calor en Sevilla, ojo con la hidratación y las insolaciones.
En fin es una carrera super recomendable apta para todo aquel que quiera iniciarse en el mundo de los ultra trails, para los que quieran volar bajito por los caminos rocieros, o simplemente para todo aquel que quiera disfrutar de una buena carrera, con un recorrido mítico y una llegada especial en la aldea del Rocio.
Si el año que viene cuadra.. quizas diga eso de "¡¡Al Rocio yo quiero volver, a cantarle a la virgen con fe, con un ole, ole, ole ole ole ole...!!" y por si os lo estáís preguntando... SI AÚN ME QUEDAN GANAS DE CORRER, JEJEJ

¡¡FIN DE TEMPORADA 2013!!





6 comentarios:

  1. No hay nada mas que añadir. ¡Raul has hecho algo muy grande!

    Disfruta del merecido descanso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Saba... tu me enseñaste a romper barreras solo con creer q puedes ;-) espero q nos veamos pronto, pero para otro cosa q nos quedo pendiente... aunque hay muxos fines de semana!!

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu relato, qué bien escribes, se nota lo aplicado que fuiste en el cole. De verdad, me ha transportado aL Rocío. Muchas gracias.
    Y enhorabuena!!! Siguenos contando

    ResponderEliminar
  3. Gracias Vane!!! me alegro que te haya gustado!!! seguiremos, seguiremos, jijiji

    ResponderEliminar